Buscar

¿Qué necesito para hacer yoga en la playa?


Comienza la temporada de vacaciones. Un periodo en el que tenemos mucho tiempo libre y aprovechamos para hacer cosas que teníamos pendientes, como viajes, reuniones con amigos, leer un buen libro y, sobre todo, relajarnos. Por eso, es un buen momento para iniciarnos, si no lo hemos hecho ya, en prácticas deportivas como el yoga, que ahora además podemos disfrutar en la playa.

Si te animas a ello, hemos preparado este post para ayudarte a preparar tu maleta para que lleves contigo a tu viaje, el material que necesitas para hacer yoga en la playa. Toma nota para que no se te olvide nada Si algo de la lista echas en falta, puedes comprarlo en la tienda de deportes online Deportes Moya.


Qué necesito para hacer yoga en la playa


Para empezar, el material para practicar estas dos disciplinas deportivas, ya sea en casa, en estudio o en la playa, va más allá de una simple esterilla. Si bien es cierto, que por la calle podemos ver a muchos y muchas“ yoguis” esterilla a la espalda, lo cierto es que los materiales con los que se practica yoga son muchos más.

Más allá de la relajación, el yoga sirve para ponernos en forma. Por ello, se emplean materiales, que nos sirvan en esta labor.

- Bloques de espuma: un accesorio perfecto, que te ayudará a conseguir las posturas perfectas en yoga. Por ello, si estás en etapa de perfeccionamiento, los vas a necesitar. Si eres principiante también. Con ella solucionarás algunas limitaciones y problemas de flexibilidad, colocándolos debajo de la espalda o

sentándonos sobre ellos.

- La esterilla de yoga: Si, es el elemento fundamenta para los dos deportes. Nuestra recomendación es que optes por una esterilla versátil que te sirva para todo tipo de superficies. Si es de doble cara, mucho mejor. Así te asegurarás una buena sujeción. En cuanto a preferencias, las hay para todos los gustos.

Hay personas que prefieren las colchonetas de yoga más finas o los que las prefieren más gruesas, que son más cómodas pero menos estables cuando hacemos posturas de equilibrio. Sea cual sea tu preferencia, lo que sí debe ser, es amplia.

Después de cada uso, es importante que la limpies, pero sin productos químicos, y la dejes secar al aire.

- Cinturón de yoga: encontrarás que hay ciertas posturas que requieren de una ayuda extra. Sobre todo cuando eres principiante. Además, una vez que estés en un nivel más avanzado, te servirá para mantenerte en las posturas. Con ellas, podrás sujetarte los pies o las piernas cuando todavía no tenemos elasticidad

suficiente.

- Cojín de meditación: No hay verdadero yoga sin meditación. Por eso, necesitarás un cojín en el que sentarte y estar completamente cómoda para relajarte y meditar.

- Mallas para yoga: no vale cualquiera. Deben ser cómodas y que te permitan moverte con total libertad para poder hacer todos los ejercicios y posturas que te propongas o te toquen ese día. Nuestra recomendación es que los busques elásticos, transpirables y de secado rápido.

- Camiseta para yoga: su elección es muy importante. Al igual que las mayas, debe ser un tanto ceñida para que no se levante en determinadas posturas. También debe ser transpirable y fresca.

- Calcetines de yoga: Hay ciertas posturas en las que tendrás que salir de la esterilla. Por ello, necesitarás unos calcetines antideslizantes. Estos son una estupenda solución para practicar yoga en cualquier lugar, sin necesidad de ir equipada con todos los materiales. Además, ocupan muy poco.

- Un reloj de yoga: No es ninguna bobada. Dependiendo de la hora en la que comiences a practicar tu deporte, deberás comenzar con una postura u otra.

Fuente: freepik.com

Además, existen otros materiales que merece la pena tener, pero que igual no son los más prácticos para llevarlos a la playa. Aun así, recomendamos contar con ellos para las sesiones de yoga en nuestra propia casa.

- Rueda de yoga: un accesorio muy versátil, que nos servirá tanto para realizar algunas posturas como para aportar cierta dificultad y hacer un mayor trabajo a la hora de ponernos en forma.

- Cuenco tibetano: Ayuda a reducir el estrés, alinea los chakras y llena de energía. Sin duda, para los

momentos de meditación es el mejor complemento.


¿Cómo practicar yoga en la playa?


Las mejores horas para practicar yoga en la playa son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde durante los meses más calurosos del año. Cuando la temperatura oscila entre los 19º y los 22º grados. Aunque también dependerá del mes y el lugar donde te encuentres. Si te encuentras en una playa del norte de España, te recomendamos no olvidarte llevar una sudadera para usar después de la secuencia o

en la relajación. Probablemente tendrás un poco de frío si te encuentras en el atardecer.

Fuente: pexels.com

Aplícate crema solar. Aunque sean las horas de menor intensidad solar, no subestimes el poder de los rayos solares. Podrías quemarte.

Antes de comenzar, allana el terreno. Tanto si te encuentras en las dunas como si te encuentras en una zona más plana, a la orilla del mar, el terreno no es completamente llano y podrías dañarte la espalda haciendo determinadas posturas en equilibrio. Por suerte, si te caes, la arena amortiguará el golpe y no te harás daño.

Busca una playa tranquila en la que puedas concentrarte. De esta forma conseguirás una experiencia más óptima. Elige una playa en la que apenas haya ruido para poder abstraerte y relajarte. Por suerte, la playa es un entorno perfecto para alcanzar la unión con el entorno, el rumor de las olas y el sonido de las aves, te ayudarán a relajarte y alcanzar esa conexión, que te servirá para llenarte de energía. Como ya te habrás dado cuenta, en el yoga la relajación es muy importante. Para ello, muchos profesores, recomiendan la visualización mental de un entorno natural. En la playa no necesitas visualizarlo, lo tienes delante. Sólo necesitas agudizar los sentidos y sentir la brisa marina.

Evita hacer comidas abundantes antes de practicar yoga. Si acaso un pequeño y ligero tentempié. No es recomendable practicar yoga después de hacer comidas abundantes, sobre todo debido a ciertas posturas invertidas, como el sirshasana.

Fuente: freepik.com


Beneficios de practicar yoga en la playa


Si nunca te lo habías planteado, lo cierto es que, practicar yoga en la playa tiene muchos beneficios, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Al estar expuestos a la luz solar, ya sea al amanecer o al atardecer, generamos vitamina D. Respirar aire fresco en un ambiente limpio como la playa,

mejoramos nuestra oxigenación y en consecuencia también mejoramos nuestra energía.


En cuanto a la práctica, hacer yoga en la playa tiene sus ventajas. Por ejemplo, al ser una superficie irregular, realizar algunas posturas en la arena supone una dificultad añadida, por lo que tendremos que esforzarnos un poco más y trabajar la parte muscular para conseguir equilibrio y estabilidad. De forma inconsciente, los movimientos en la arena nos obligan a realizar pequeños ajustes en nuestro cuerpo,

activando algunos músculos que no solemos utilizar normalmente. En consecuencia, el yoga en la arena, nos obliga a realizar un ejercicio más intenso.


Además, al tratarse de un suelo blando, nos sirve para realizar posturas invertidas sin miedo a caernos o hacernos daño. Al haber poco riesgo de hacerte daño, aprendes a caer y además consigues salir de tu zona de confort. Lo mismo pasa con las posturas en equilibrio. La playa nos servirá para perfeccionar y mejorar.

Fuente: freepik.com


El ritmo de las olas del mar te servirán para marcarte el tuyo al practicar tus secuencias de yoga. Gracias a ellas podrás encontrar la sintonía entre tu respiración y la naturaleza.


¡Feliz semana! ¡Nos leemos! ; )

1,469 vistas

© 2020 toplove

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon